• El mundo afronta cada vez más conflictos, desastres naturales y emergencias humanitarias. Entre los afectados, los niños son los más vulnerables.  

    Toda una generación de niños, especialmente de niñas y mujeres jóvenes, se enfrentan a un futuro sombrío sin educación.

    ¡Tenemos que invertir en su futuro!

1.000 millones de niños y jóvenes viven en zonas afectadas por conflictos

pero solo el 1.95% de la ayuda humanitaria mundial se destina a educación

La educación es clave

La educación desempeña un papel clave para prevenir crisis causadas por el hombre, evitando conflictos y un círculo vicioso de la violencia en las situaciones posteriores a los conflictos.

La educación en situaciones de emergencias humanitarias es esencial para abordar asuntos clave de la agenda política europea y global, incluyendo la migración y la seguridad.

Sin embargo, solo el 1,95% de la ayuda humanitaria global se destina a educación, a pesar del hecho de que en situaciones de crisis humanitaria las comunidades afectadas normalmente consideran que la educación de sus hijos es una prioridad clave, justo por detrás de las necesidades básicas de subsistencia. Las comunidades realizan a menudo esfuerzos y sacrificios sustanciales para garantizar que su educación continúa.

TLa Unión Europea y la comunidad internacional deben escuchar y responder a esta clara necesidad enfocándose, e invirtiendo, en el acceso a educación para niños afectados por crisis humanitarias.

Nuestra petición de medidas se subraya en las secciones de abajo. Puede consultar también la versión impresa aquí:

Leer (EN)

Nuestra petición de acción

Para nosotros, en el Grupo S&D, la educación debe ser una parte clave de la respuesta a las emergencias humanitarias.

Por lo tanto, nos sumamos a la comunidad educativa mundial al pedirles a los donantes internacionales que se comprometan a destinar el 4% de la ayuda humanitaria a educación. Si la financiación para la educación en situaciones de emergencia recibiera el 4% de ese gasto, unos 7 million children podrían beneficiarse de los programas de educación en situaciones de emergencia.

Al mismo tiempo, ello crearía un vínculo mucho más fuerte, y que hace mucha falta, entre la ayuda humanitaria y las políticas de cooperación al desarrollo.
El primer paso en este camino debe ser que la Unión Europea haga su parte destinando el 4% de su ayuda humanitaria a educación.

Mejorar el acceso a la educación lleva a mejores perspectivas económicas, mejor salud y nos vuelve mejores ciudadanos mientras conseguimos un impacto profundo en la sociedad en su conjunto.

Duplicar el porcentaje de jóvenes que reciben educación secundaria del 30% al 60% tiene el potencial de reducir a la mitad el riesgo de conflicto. Puede que una educación de buena calidad no sea suficiente para contrarrestar el extremismo; pero podría desempeñar un papel crítico para ayudar a los jóvenes a resistir que sean reclutados en causas extremistas.

La educación puede promover la tolerancia, así como capacidades de ciudadanía global. Es clave para que haya sociedades pacíficas y de inclusión.

Nuestro objetivo

Mejorar el porcentaje del gasto en ayuda humanitaria

antes del 2018

Los números

La educación sigue siendo el sector humanitario con menos financiación a nivel mundial, recibiendo menos del 2% de la financiación humanitaria mundial.

 

El gasto mundial total

que se destinó a respuestas humanitarias en el 2014 ascendió a 24.500 millones de dólares estadounidenses, pero menos de 500 millones se destinaron a educación.

 

Un 12% de personas

podrían salir de la pobreza si todos los estudiantes de países pobres tuvieran capacidades básicas de lectura.

 

En el 2014

las instituciones de la Unión Europea contribuyeron con 2.300 millones de dólares estadounidenses a la ayuda humanitaria.

 

61 millones

de niños que están en edad de cursar estudios de primaria no van al colegio. Más de la mitad de ellos viven en países pobres afectados por conflictos.

 

Las disparidades de género

se agravan en los conflictos. Es casi dos veces y media más probable que las niñas no vayan a la escuela, si viven en países afectados por conflictos.

 

Las mújeres jóvenes

que viven en zonas de conflicto tienen un 90% más de probabilidad de no cursar estudios de secundaria que los hombres de su misma edad en cualquier otro lugar.

 

Más de 226 millones

de niños no van a colegios de enseñanza media.

 

Los hijos de madres con formación

tienen menos probabilidad de ser demasiado pequeños o estar malnutridos. De hecho, cada año adicional de educación maternal ayuda a reducir el índice de mortalidad infantil en un 2%.

 

Las niñas y las mujeres con formación

son menos vulnerables a infecciones de VIH, tráfico de personas y otras formas de explotación y es más probable que se casen más tarde y tengan menos hijos. La educación puede ayudar a reducir la propagación de enfermedades infecciosas.

 

Los niños de zonas conflictivas

tienen más del doble de probabilidad de no ir a clase que los niños de países que no están afectados por conflictos.

 

La educación capacita

a las mujeres a tomar buenas decisiones en relación con su vida. Por ejemplo, las mujeres de Mali que han cursado estudios medios o superiores tienen una media de tres hijos, mientras que aquellas que no tienen estudios tienen una media de siete hijos.

 

Un año más de estudios

puede incrementar el salario de una mujer de un 10 a un 20%.

 

219$ estadounidenses

es la media por niño que hace falta para recibir una educación primaria de calidad y 353$ estadounidenses por niño para cursar los primeros años de educación media.

 

4 millones

de aulas hacen falta en los países más pobres del mundo para integrar a los niños que no van al colegio.

 

2 millones

más de profesores.

 

33,8 millones

de niños y adolescentes de países afectados por conflictos no van al colegio.

 

La ayuda humanitaria

solo supuso el 36% de las peticiones de fondos para educación en comparación con el 60% de otros sectores.

 

Una brecha de 38$ estadounidenses

de fondos por niño y una brecha de 113$ estadounidenses de fondos por adolescente en educación en áreas de conflicto.

 

Un tercio de las peticiones de ayuda

no destinaron financiación humanitaria a la educación.

 

Fuentes:

UNESCO, las Naciones Unidas, la Comisión Europea, Save the Children, Unicef, OCDE, Centro de Cooperación Mundial en la Lucha contra el Terrorismo, Instituto de Desarrollo de Ultramar, el Banco Mundial

Comunicados de prensa

S&D Group TheProgressives ·
2017-09-21

8% increase for the education budget in humanitarian aid! 👏 "A great success for our S&D #EDUCA initiative" says… https://t.co/UScbct6U63