Comunicado de prensa conjunto del Grupo S&D sobre las resoluciones relativas a Boko Haram en Nigeria y al-Shabaab en Kenia

The S&D Group in the European Parliament strongly condemns the ongoing and increasingly disturbing violence in Nigeria and in Kenya

El Grupo S&D del Parlamento Europeo condena firmemente la violencia actual en Nigeria y Kenia, que cada vez es más inquietante.

Para los Socialistas y Demócratas del Parlamento Europeo, este terrorismo supone una amenaza mundial que requiere una solución global. El terrorismo afecta a víctimas de todos los orígenes, sin discriminación alguna.  

El Grupo S&D cree que la Unión Europea debe promover la libertad de religión y la tolerancia intercultural e interconfesional.

En cuanto a la situación en Nigeria, la eurodiputada del S&D Ana Gomes, dijo:

“La incesante oleada de ataques armados y con bomba, atentados suicidas, esclavitud sexual y otros tipos de violencia sexual, secuestros y otros actos violentos cometidos por la secta terrorista Boko Haram constituyen un crimen contra la humanidad.

“Estamos hombro con hombro con el pueblo de Nigeria en su determinación de luchar contra todas las formas de terrorismo en su país.

“Elogiamos el trabajo de todos los periodistas y los defensores de los derechos humanos que buscan centrar la atención mundial en el extremismo de Boko Haram y en las víctimas inocentes de su violencia”.

En relación con la situación en Kenia, la presidenta de la sub-comisión de Derechos Humanos, la eurodiputada española del S&D, Elena Valenciano, dijo:

“Condenamos de la forma más contundente el ataque terrorista deliberado que perpetró al-Shabaab, el 2 de abril del 2015, en Garissa, donde asesinaron a 147 estudiantes universitarios inocentes e hirieron a 79 más.

“Condenamos todas las violaciones de los derechos humanos, particularmente cuando se mata a personas por su religión, creencia u origen étnico.

“La libertad de religión es un derecho fundamental y condenamos firmemente cualquier violencia o discriminación por motivos religiosos.

“Expresamos nuestra profunda preocupación por el abuso de la religión por parte de los autores de actos terroristas en varias áreas del mundo y denunciamos a quienes usan la religión en conflictos”.