Hace falta una acción inmediata para evitar una catástrofe humanitaria en el noreste de Nigeria

Immediate action needed to prevent humanitarian catastrophe in north-eastern Nigeria

El Grupo S&D ha pedido medidas inmediatas para evitar un desastre humanitario devastador en Nigeria. Cerca de 4,4 millones de personas de la región del Lago Chad necesitan urgentemente ayuda alimentaria.
La situación es particularmente grave en Adamada, Borno y Yobe, en el noreste de Nigeria, donde más de 550.000 personas pasan por una situación de grave inseguridad alimentaria y cada hora mueren de malnutrición casi cinco niños.  

El vicepresidente del Grupo S&D y portavoz para ayuda humanitaria, el eurodiputado Enrique Guerrero Salom, dijo:

“La actual crisis alimentaria ya está matando a cientos de personas cada día y, sin una intervención rápida, podría convertirse en la peor crisis en décadas. La Comisión Europea ha movilizado recientemente 31 millones de euros en ayuda de urgencia –alimentos, cobijo, atención sanitaria y educación –para ayudar a la gran cantidad de personas (2,2 millones)  desplazadas dentro del país en el norte de Nigeria. Sin embargo, todavía hace falta más ayuda humanitaria. La Unión Europea y las agencias de las Naciones Unidas deben hacer todo lo que puedan para ofrecer una respuesta rápida que garantice comida, ayuda médica, agua potable y saneamiento.

“No podemos mirar hacia otro lado ante la devastación que Boko Haram está causando en Nigeria. La insurgencia actual ha convertido lo que antes era una rica zona agrícola en un lugar donde la ayuda alimentaria hace falta desesperadamente. La primera prioridad debe ser garantizar que la ayuda humanitaria llega a aquellos que lo necesitan. Esta es la situación, particularmente, en las áreas apartadas. También debemos incrementar nuestros compromisos con la Unión Africana para ayudar a restaurar un entorno que sea seguro en las áreas que sufren los efectos de las actuaciones de Boko Haram y otros grupos terroristas.

“El Grupo S&D presionará para que haya un debate político y el Parlamento Europeo apruebe una Resolución en su primera sesión plenaria después del receso de verano, con la finalidad de garantizar respuestas globales ante la inseguridad alimentaria, especialmente en la región del Lago Chad”.