Los conservadores europeos no consiguen posicionarse contra los minerales de zonas de conflicto, dice el Grupo S&D

European conservatives fail to take a stand against conflict minerals, says S&D Group

A pesar de la votación desfavorable de hoy por parte de los conservadores en relación con los minerales procedentes de zonas de conflicto, en la comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo, el Grupo S&D seguirá con sus esfuerzos, hasta la votación final en la sesión plenaria, para convencer a los eurodiputados y las eurodiputadas de que hace falta una nueva norma mundial sobre el origen responsable de los minerales. Al Grupo le preocupa mucho la explotación abusiva de los recursos minerales y el trabajo infantil en esta clase de actividades. Los eurodiputados y las eurodiputadas del Grupo S&D han subrayado que la minería puede ser una fuente de desarrollo económico; pero que, sin controles ni medidas de seguridad, se vuelve, lamentablemente, peligrosa e inhumana. 

Marie Arena, portavoz del Grupo S&D sobre los minerales procedentes de zonas de conflicto, dijo:

“Estamos luchando por una legislación que sea sólida y obligatoria con la finalidad de garantizar que las empresas puedan rastrear los minerales que entran en las fábricas y a lo largo de la cadena de suministro.

“La comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo ha votado esta mañana sobre la regulación de la Comisión Europea relativa a la responsabilidad de las empresas en relación con los minerales procedentes de zonas de conflicto.

“La propuesta del Grupo S&D, que habría vuelto esta legislación obligatoria para las empresas, no se ha aprobado: 22 miembros han votado en contra y solo 16 lo han hecho a favor. 

“Los conservadores del Partido Popular Europeo, (PPE), del Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa (ALDE) y del Grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos (CRE), junto a la extrema derecha, decidieron adoptar una posición hipócrita, que no tendrá ningún impacto para quienes sufren en zonas de conflicto.

“La Ley de Dodd-Frank, que se aprobó en los Estados Unidos en el 2010, volvió obligatorio que las empresas estadounidenses tuviesen un proceder ético en relación con los minerales procedentes de zonas de conflicto. La actitud de los conservadores europeos deja a Europa por detrás de otras regiones del mundo respecto a la ética empresarial.    

“Esta actitud es inaceptable, pero no abandonamos la lucha en este asunto. En la sesión plenaria de la semana del 18 de mayo, los eurodiputados y las eurodiputadas votarán el texto final. Espero que en la próxima sesión plenaria aquellos eurodiputados y eurodiputadas que lloraban por las víctimas de los minerales procedentes de zonas de conflicto durante el discurso del Doctor Mukwege (ganador del Premio Sakharov del 2014), que afirmó públicamente su apoyo al enfoque de cumplimiento obligatorio defendido por los Socialistas, demuestren la misma humanidad cuando se trate de sus votos”.

David Martin, coordinador de Comercio del Grupo S&D, añadió:

“La votación de hoy fue un triste reflejo de la actitud de los conservadores y de los liberales en relación con el comercio justo y el desarrollo.

“Un régimen obligatorio es absolutamente esencial para que la Unión Europea deje de ser cómplice de la devastación causada por el comercio de minerales procedentes de zonas de conflicto. La Unión Europea debe liderar el camino.

“Hemos contado con orientaciones voluntarias durante cinco años y más del 80% de las empresas han elegido no publicar ninguna información sobre la diligencia debida de su cadena alimentaria. Los conservadores y los liberales tienen ahora que explicar por qué han cedido a la presión corporativa y han apoyado un sistema que es débil y que no se puede obligar a cumplir”.