Grupo S&D: El nuevo paquete de ayuda significa que la Unión Europea es líder en el apoyo humanitario de la educación en situaciones de emergencia

S&D Group: New aid package means EU is frontrunner in humanitarian support for education in emergencies, €52 million humanitarian aid package, Commissioner Christos Stylianides, Pittella, #EDUCA campaign, 1% to 4%, 4% of humanitarian aid funding to educat

El Grupo S&D recibe con agrado la decisión de la Comisión Europea de adoptar un paquete de ayuda humanitaria por valor de 52 millones de euros dirigido específicamente a proyectos educativos de niños que están en situaciones de emergencia humanitaria en el 2016.
 
Agradeciendo al comisario Christos Stylianides su compromiso, el presidente del Grupo S&D, Gianni Pittella, afirmó:
 
“Europa es líder mundial en ayuda humanitaria y el Grupo S&D ha sido un líder en el Parlamento Europeo en la promoción y el trabajo que se ha requerido para lograr este objetivo. Nuestra campaña EDUCA se creó con el objetivo de presionar para que el presupuesto de ayuda humanitaria de la Unión Europea cuadruplicara la cantidad que se destina a la educación, del 1% al 4%.
 
“Les pedimos ahora a los donantes internacionales que trabajen en la misma dirección. Les pediremos que comprometan, al menos, el 4% de la ayuda humanitaria a financiar la educación en situaciones de emergencia en la próxima Cumbre Humanitaria Mundial, que se celebrará el próximo mes de mayo en Estambul.
 
“Esta nueva financiación de la Unión Europea apoya a más de 2,3 millones de niños en 42 países de todo el mundo y se enfocará en las regiones donde los niños estén en mayor riesgo de abandonar el colegio o de que su educación sufra alteraciones: Oriente Medio (especialmente Siria e Irak), África Occidental, Oriental y Central, Asia, Ucrania, América Central y Colombia”.
 
El vicepresidente del Grupo S&D, Enrique Guerrero, dijo:
 
“Con este paso, la Unión Europea ofrecerá medios y esperanza a 250 millones de niños que viven en países que están afectados por conflictos y a los millones de niños más que son refugiados o que se han visto desplazados a países terceros. Estamos llevando educación de calidad y la oportunidad de aprender más, soñar más alto y aspirar a más a los más vulnerables: los niños.
 
“La comunidad internacional debe apoyar, y nunca debilitar, el poder de la educación. La misma aporta cambio e igualdad; garantiza la democracia; ayuda a reducir la pobreza y aumenta el desarrollo sostenible; pero, sobre todo, tiene la capacidad de resiliencia, prosperidad y de poner fin a los conflictos”.
 
Linda McAvan, eurodiputada del Grupo S&D y presidenta de la comisión de Desarrollo del Parlamento Europeo, añadió:
 
“La cantidad media de tiempo que pasan en un campamento de refugiados quienes se ven forzados a huir de su país por una emergencia humanitaria es, actualmente, de 17 años. Es esencial que a los niños que están inmersos en esas situaciones, que no pueden ir al colegio por la guerra, como les sucede en la actualidad a tres millones de niños sirios, se les pueda garantizar el acceso a la educación mientras duran esos conflictos. La financiación que ha prometido hoy la Unión Europea es un avance positivo para acabar con el déficit de financiación que se destina a la educación y ofrecer enseñanza durante los conflictos”. 
 
Silvia Costa, eurodiputada del Grupo S&D y presidenta de la comisión de Educación y Cultura, dijo:
 
“No puede pensarse que la educación forma parte de la segunda fase de una situación de emergencia. Es una inversión a largo plazo en el futuro de toda una generación. El anuncio por parte de la Comisión Europea de que destinará 52 millones de euros a la educación en situaciones de emergencia es un paso positivo. La educación y la asistencia educativa son integrales para ayudar a los niños que están en situación de emergencia y viven en campos de refugiados. Son una herramienta poderosa de reafirmación psicológica, ayudan a prevenir cualquier tipo de explotación y conflicto, y también son un fuerte ejemplo de cómo podemos ayudar a integrar a las familias y a sus hijos.

“Duplicar el porcentaje de jóvenes que reciben educación secundaria del 30% al 60% podría reducir a la mitad el riesgo de que surjan conflictos. Una educación de gran calidad podría no bastar por sí misma para abordar el extremismo, pero puede desempeñar un papel importante para prevenir que los jóvenes sean reclutados por grupos extremistas”.