El Grupo S&D condena la violencia y los crímenes en la República Democrático del Congo

Peace and democracy for Congo

Los Socialistas y Demócratas del Parlamento Europeo han expresado hoy su profunda preocupación por la creciente violencia e inestabilidad política en la República Democrática del Congo, y han pedido la desescalada de las tensiones en la provincia de Kasaï.
 
Después de las perturbadoras informaciones de la matanza violenta de 40 miembros de la policía nacional congoleña, la vicepresidenta del Grupo S&D, la eurodiputada Elena Valenciano, dijo:
 
“La situación es sumamente frágil y es crucial una desescalada de la violencia inmediatamente.
 
“Expresamos nuestro profundo pesar por las muertes de las que se ha informado y les pedimos a todas las partes que vuelvan a la mesa negociadora para lograr una resolución pacífica.
 
“Las iniciativas de mediación son esenciales para reunir al gobierno y a la oposición para que trabajen por la paz. Recibimos particularmente con agrado los esfuerzos de la Conferencia Episcopal Nacional del Congo (CENCO) para mediar en un alto al fuego y lamentamos el anuncio de hoy de que las circunstancias les han forzado a retirarse. Expresamos nuestra esperanza de que puedan reanudar sus esfuerzos para negociar la paz lo antes posible”.
 
La eurodiputada del Grupo S&D y vicepresidenta de la Asamblea Parlamentaria Mixta ACP (África, Caribe y Pacífico) – Unión Europea, Cécile Kyenge, dijo:
 
“La República Democrática del Congo está afrontando una inmensa crisis humanitaria y de seguridad. La causa principal es la inestabilidad política crónica y la crisis democrática que el país ha estado experimentando desde hace meses.
 
“La primera solución en la que trabajar debe ser garantizar la estabilidad política, respetando la constitución congoleña, que obligaba al presidente Kabila a dejar el poder el 19 de diciembre del 2016 y a las autoridades a organizar elecciones libres y democráticas.
 
“Debe llevarse a cabo una investigación judicial independiente para arrojar luz sobre el descubrimiento de dos cuerpos, que se supone que son de los expertos de las Naciones Unidas”.