Mercado interior y protección del consumidor

Mercado interior y protección del consumidor

La creación de un mercado único integrado por más de 500 millones de consumidores ha sido un éxito enorme para Europa y ha traído más opciones, innovación y prosperidad a los europeos y las europeas; pero hace falta una regulación que sea razonable y eficiente para garantizar que beneficia a los ciudadanos. Los nuevos avances tecnológicos y económicos deben ayudar a abordar las desigualdades sociales y la discriminación, a crear empleo y a promover la apertura, la justicia, la transparencia, la sostenibilidad y la responsabilidad de nuestra sociedad.

Los eurodiputados y las eurodiputadas del Grupo S&D han defendido desde hace mucho una protección del consumidor más fuerte, especialmente para los grupos vulnerables. Seguiremos luchando por una mejor información y protección para los consumidores, para asegurarnos de que los ciudadanos y las ciudadanas pueden confiar en los bienes y los servicios disponibles en la Unión Europea.

La Unión Europea está experimentando una revolución digital que impacta a nuestra vida diaria: política, social, económica y culturalmente. Creemos que Europa necesita una política digital equilibrada para garantizar que conserva sus valores centrales. Conforme la tecnología cambia y la modernización puede volverse destructiva, hay que diseñar nuevas políticas digitales para alcanzar el verdadero potencial de Europa y garantizar que todos pueden acceder a las nuevas oportunidades digitales, y no solo los poderosos y los ricos.

Los beneficios de la economía digital deben llegar a todas nuestras comunidades, tanto en Europa como en el resto del mundo. Debemos apoyar a los ciudadanos y las ciudadanas desfavorecidos y con menos alfabetización digital, y mejorar el acceso a los servicios públicos digitales, incluso en lugares apartados, para garantizar que los ciudadanos y las ciudadanas que no tienen acceso a Internet no se quedan atrás.

Para lograr estos objetivos, pedimos:

•    Normas contractuales transfronterizas que sean sencillas y efectivas para los consumidores y las empresas del entorno digital.
•    Legislación para abordar el “geobloqueo” injustificado (restricciones a Internet impuestas según la ubicación geográfica).
•    Una regulación apropiada de la “economía colaborativa” (sistema económico en basado en el intercambio de bienes y servicios a través de plataformas digitales).
•    Evaluación y medidas sobre el papel que juegan las plataformas colaborativas en línea en el mercado.
•    Una revisión de la Directiva sobre publicidad engañosa y publicidad comparativa.
•    Una revisión del Reglamento relativo a la cooperación en materia de protección de los consumidores.  
•    Mejorar los estándares de la Unión Europea sobre la entrega de paquetes.
•    Un plan para mejorar los estándares técnicos en el Mercado Digital Único.
•    Un plan de acción para promover el gobierno electrónico, facilitando mejores servicios para los ciudadanos y las empresas.
•    Nuevos métodos de trabajo –mientras se protegen las normas sociales y de empleo– y financiación para formación y perfeccionamiento con el objetivo de crear empleo para todos.
•    Una nueva normativa digital de la Unión Europea que sea fiable, justa y responsable, acordando la Regulación de Protección de Datos.
•    Protección de los ciudadanos y las ciudadanas en línea, y comunicaciones y redes electrónicas seguras, especialmente para las pequeñas empresas.
•    Conectividad asequible y accesible a todos en la Unión Europea.
•    Una política fiscal coordinada, justa y sostenible en la economía digital.

Queremos promover una nueva visión holística del mercado único. Una economía social de mercado ecológica que se base en el conocimiento y que pueda mejorar el bienestar de los ciudadanos y las ciudadanas europeos. Nuestra visión incluye medidas prácticas para garantizar el trato igualitario y la inclusión social, la creación de empleos sostenibles y un nivel elevado de protección del consumidor.

Apoyamos:

•    Una nueva estrategia de mercado interior para bienes y servicios.
•    Ampliar la protección del “indicación geográfica” de la Unión Europea a productos que no sean agrícolas.
•    Una nueva propuesta sobre un instrumento internacional de contratación que garantice que nuestros socios comerciales respetan normas que sean claras y justas.
•    Mejorar la eficiencia de las Directivas “Recursos” para garantizar que los licitadores reciben compensaciones cuando los contratos se han concedido injustamente.
•    Implementar la Directiva de servicios, la Directiva sobre el reconocimiento de las cualificaciones profesiones y el paquete de contratación pública para reforzar el mercado interior.  
•    Desbloquear las Directivas sobre seguridad general de los productos y vigilancia del mercado.