Un nuevo modelo económico para una Europa progresista

Nuestra prioridad es crear bienestar para la mayoría, y no solo beneficios para unos cuantos codiciosos. Al mismo tiempo, debemos respetar los límites de nuestro planeta.

Luchamos por la igualdad sostenible en todas sus dimensiones: social, económica, política y territorial.

Un presupuesto a largo plazo que permita una transición justa

Sabemos que una Europa fuerte solo es posible si la Unión Europea dispone de recursos suficientes para usarlos colectivamente, construyendo un futuro mejor, más justo y más limpio para nuestros hijos e hijas.

Debemos dar prioridad a invertir en inclusión social, a ecologizar la economía y a luchar contra las desigualdades de cualquier clase.

Los derechos humanos y democracias orgullosas y resilientes

Estamos comprometidos con la defensa del imperio de la ley y los derechos fundamentales siempre que haga falta: en nuestras instituciones, en las calles y por internet. Proteger la integridad de la democracia nos parece esencial.

Una visión progresista de la migración y el asilo

Necesitamos solidaridad para abordar la política de refugiados y la migración. Debemos apoyar un control fronterizo que sea efectivo, humano y ordenado. Tenemos que apoyar la integración en las comunidades de acogida para celebrar la contribución positiva que se realiza.

Una Europa fuerte requiere instituciones comunes y una sociedad civil fuerte

Debemos depender de herramientas justas, asertivas, independientes y comunes para que nuestra visión progresista se vuelva una realidad. En los últimos años, unos cuantos Estados grandes han tomado decisiones que nos afectan a todos. Debemos conseguir que la Unión Europea vuelva a métodos serios, democráticos, colegiados y equilibrados.

La implicación y la participación de los ciudadanos y las ciudadanas es esencial en nuestra visión. Debemos reconstruir nuestras alianzas con sindicatos, ONGs, plataformas organizadas de ciudadanos, iniciativas de jóvenes y plataformas de mujeres. Debemos hacerlo en toda la Unión Europea, incluyendo las áreas rurales y periféricas. Consultar, informar y cooperar con la sociedad civil siempre estará en el centro de lo que defendemos. Capacitar a las personas hará que pasemos página.

Una asociación de confianza entre la Unión Europea y África

Estamos comprometidos con una asociación en igualdad de condiciones con África. Esa asociación debe basarse en la responsabilidad, el respeto mutuo y en implementar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas que ambos continentes suscribieron. La asociación entre la Unión Europea y África es una asociación política que se basa en un diálogo constante y en comprender los valores de la democracia, los derechos humanos y la buena gobernanza, en todas las dimensiones de la cooperación, incluyendo las relaciones comerciales de nuestros continentes.

Europa, fuerte en el mundo: un corazón palpitante de decencia e integridad

Queremos que Europa sea, cada vez más, una fuerza de paz. Debemos comprometernos más activamente en la promoción de la estabilidad y la democracia en todo el mundo, como la mejor forma de proteger a los ciudadanos y las ciudadanas. Los derechos humanos, la solidaridad y la democracia son las herramientas para lograr lo que defendemos.

Comercio para la mayoría, no para unos pocos

El comercio es una de las muchas herramientas que podemos usar para mejorar los estándares sociales, laborales y medioambientales. El comercio debe anteponer a las personas.